• Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

Sistema Arquitectura 

2019

RE-USE-RE-GROW

Colaboración: AS/D Asociación de Diseño

Diseño: Fernando Velasco (AS/D), Gerardo Emmanuel, Nuria Lízbeth

Cliente: Mom I'm fine y Los Amigos de la Esquina

Lugar: Tulúm, Quintana Roo, México

Área de intervención: 350 m2

Tipo: Cultural, social

Año: 2019

Nos encontramos en un terreno donde habita un árbol Tulipanero africano con flores en forma de campana que captura el agua de la lluvia, a su alrededor los niños aprenden y juegan convirtiéndolo en un lugar de reunión para el vecindario.

 

Estrategia

 

El edificio se flotó estratégicamente para conservar la esencia de Los Amigos de la Esquina, ese lugar que orgánicamente se convirtió en un espacio para la comunidad en donde convergen la educación, el arte y la cooperación. De esta manera el propio edificio permite crear cierta sombra al parque sin necesidad de cerrar el espacio existente, conformando el proyecto en dos secciones para su uso en un área completamente pública y en otra semipública.

 

El área pública está conformada por la fusión del parque y el espacio de usos múltiples, en el que este último podrá cerrarse en su perímetro por la parte baja del salón si fuera necesario. Aquí los niños realizarán las dinámicas de arte, bienestar y medio ambiente. Y te podrás sacar una foto de visita con el letrero de MOM I´M FINE.

 

La oficina se ubica en la parte superior junto a una terraza, ideal ésta para crear un huerto, logrando así fundir estos dos espacios para expandirse visual y espacialmente.

 

Con la firme idea de que el aprendizaje debe ser una experiencia estimulante, el salón se convirtió en su perímetro, en un gran contenedor de botellas permitiendo un interesante juego de luz en su interior en donde te puedes proteger del sol y de la lluvia.

 

Sostenibilidad

 

Se desarrolló una cubierta de cuatro secciones que responden sosteniblemente a las diversas funciones espaciales. La primera sección se conforma de celdas solares, la segunda se encargará de la captación de agua de lluvia, la tercera con una cubierta ligera hermética de plástico reciclado que se enlaza a la cuarta sección con un canal de tierra para que nazca la vegetación que envolverá un techo de botellas de plástico reutilizadas.

 

Se utilizó el diseño para aportar valor al medio ambiente creando un edificio como un gran contenedor de plástico con el fin de reutilizar los envases previamente recolectados, logrando de esta manera bajar la emisión de carbono por fabricación del material, así como la reducción de basura convirtiendo a la escuela en una figura de reflexión sostenible, la cual se conceptualizó como un ente viviente gracias a la vegetación que lo envuelve purificando el aire y liberando oxígeno.